Obesidad infantil

La obesidad se ha vuelto en una problemática no sólo de los adultos sino también de los niños que producto del sedentarismo y la comida chatarra han visto crecer significativamente su porcentaje dentro de la población mundial con sobrepeso.

La obesidad puede ser definida como la acumulación excesiva de grasa en el cuerpo. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la obesidad y el sobrepeso se han convertido en una epidemia mundial.

 

Esta obesidad es causada por un desequilibrio entre las calorías diarias ingeridas a través de los alimentos y el gasto calórico que realiza el niño acompañado por un profundo sedentarismo alentado por la televisión, los videojuegos y la computadora. Es por eso que es primordial que estos malos hábitos sean modificados para así lograr una vida más saludable para nuestro hijo. Pero ¿cómo podemos hacerlo?

- No debemos dejar que abusen de las bebidas dulces. Tenemos que alentar el consumo de agua desde pequeños y evitar comprar y almacenar gaseosas en nuestra heladera y alacena. Se aconseja beber entre uno y dos litros de agua al día.

- Hasta hace pocos años tener un hijo gordito en la familia era sinónimo de salud, porque este peso demostraba lo bien alimentado que estaba. Pero los expertos en nutrición infantil desterraron este mito y aseguran que la gordura no es sinónimo de salud por eso emplean una dieta combinada con ejercicios físicos para así tratar esta obesidad y generar conciencia de la importancia del cambio de la conducta.

- No deben abusar de azúcares refinados. Es usual que cuando eres niño o adolescente tengas un mayor consumo de golosinas y alimentos que posean azúcares refinados. Los padres deben disminuir este consumo y reemplazarlos por alimentos con mayores nutrientes. Se pueden incorporar frutas a la dieta de los niños reemplazando los dulces y las grasas.

- Toda la familia debe seguir una dieta equilibrada. De esta manera, su hijo lo tomará como una rutina diaria en su casa y no como una norma excepcional o castigo que se aplica sólo a él. Para eso es importante que no le mienta al nutricionista y le diga lo que comen, los intervalos de una comida a otra, el ejercicio que realizan, los tiempos de ocio, entre otros factores. Todos los niños no reaccionan de la misma manera frente a este tratamiento por lo que influirá en sus resultados el carácter, la disposición, los intereses y las posibilidades de cada niño.

- Realizar actividad física. Explicarles sobre la importancia de comenzar un deporte acorde a los intereses de su hijo para así aumentar el gasto calórico y ayudar a su salud. Las actividades físicas deben ser aplicadas paralelamente a la dieta y comenzará con movimientos suaves para que se dé un proceso de adaptación gradual. Si comienza con ejercicios de gran resistencia lo más probable es que el niño se asuste, sienta que no puede realizarlos y termine por rechazarlos.  Los ejercicios deben ser diarios, divertidos y durar al menos una hora.

- El estímulo y acompañamiento de la familia será primordial. Para que la dieta sea efectiva es necesario que el niño reciba estímulos y mensajes positivos que le permitan mejorar su autoestima y sentirse más seguros. Es fundamental combatir la ansiedad y el cansancio ya que pueden originar un mayor aumento de peso del niño.

- Reducir el tiempo destinado a mirar televisión, utilizar la computadora o jugar a los videojuegos. Esto no significa que el niño no tendrá su momento diario para disfrutar de estos momentos de ocio pero deben corresponder a una parte menor de la rutina diaria. Lo ideal es limitar a dos horas al día el tiempo que los niños destinan a estos tiempos de ocio.

- Todos los miembros de la familia deben estar involucrados en las actividades relacionadas con la comida como hacer las compras, decidir el menú, cocinar los alimentos, etc. De esta manera, los niños verán a la preparación de las comidas como algo divertido y no como aburridas rutinas.

- La obesidad puede prevenirse si modificamos nuestros hábitos alimenticios para así acostumbrar a nuestros hijos a alimentarse bien. El primer alimento que todo niño debe recibir es la leche materna para luego ser reemplazada por papillas hasta finalmente llegar a las comidas preparadas que consumirán durante toda su vida. Es en estas etapas en donde es importante acostumbrar al niño a que pruebe de todo un poco para así adquirir un menú variado, equilibrado y completo. También es esencial que los niños adquieran el hábito de compartir la comida en la mesa y en compañía evitando hacerlo mirando la televisión.

Recuerde que esta enfermedad puede tener graves consecuencias cardiovasculares o de diabetes en la salud de su hijo. Le sugerimos que consulte a su médico en caso de que su niño esté padeciendo de obesidad infantil para que pueda brindarle una dieta equilibrada y acorde a su rutina diaria.

Acerca de Perfect Smile

PERFECT SMILE cuenta con un equipo de Dentistas en Panamá que se encuentra a su disposición y con las mejores calificaciones que garantizan sus servicios. Nuestras modernas clínicas están ubicadas en Albrook, El Carmen y El Dorado para su conveniencia.

Ubicación

Albrook
Avenida Omar Torrijos, Centro Comercial PanCanal Plaza; 1° Piso, Local #105

El Carmen
Vía Grecia; Edif. Royal Plaza; Local #2

El Dorado
Boulevard El Dorado, frente a Friday's.

+507 315 0007

Conecta con nosotros

Inscríbete en nuestro boletín:

JoomlaMan